Subscribe Now

* You will receive the latest news and updates on your favorite celebrities!

Trending News

Publicación

la diseñadora que tienes que conocer YA
Estilo de Vida

la diseñadora que tienes que conocer YA 


Bethany Williams: la diseñadora que tienes que conocer YA

En vísperas de su desfile en la London Fashion Week, la diseñadora habla de su enfoque sostenible, del reto que supone crear una firma con conciencia social así como de sus próximos proyectos

Lectura: 4 minutos



20 de febrero de 2019

© Stewart Bywater

Bethany Williams

Emily Chan
No hay duda de que Bethany Williams está viviendo un gran momento. A pocos días de su desfile en la London Fashion Week –donde recibirá el premio Queen Elizabeth II al diseño británico, segunda galardonada tras Richard Quinn, merecedor del premio inaugural el año pasado–, nos cuenta que cuando la directora ejecutiva del British Fashion Council, Caroline Rush, le comunicó que había ganado, no se lo podía creer: “Me quedé en shock. Rompí a llorar”.

Williams combina unas prácticas respetuosas con el medioambiente con iniciativas de corte social, ya que involucra en su producción a grupos comunitarios. “Se trata de conectar a la gente con el entorno a través de la ropa”, explica la diseñadora de 29 años. Su colección de otoño-invierno 2019/20, Adelaide House, debutó en la semana de la moda masculina de Londres, en enero, una propuesta de diseños unisex confeccionados a partir de materiales de desecho recolectados a través del diario The Liverpool Echo y convertidos posteriormente en nuevos tejidos gracias al trabajo manual de las mujeres de San Patrignano, un centro de rehabilitación para drogodependientes ubicado en Italia. Además, incorporaba denim reciclado y punto orgánico confeccionado por las internas del centro penitenciario Downview, en Surrey. Williams dijo haberse inspirado en un hogar de acogida para mujeres que hay en Liverpool –ciudad natal de sus padres– y que el 20 por ciento de los benéficos de la colección se destinarían a causas benéficas.

Bethany Williams

© Jeff Spicer

Modelos durante la presentación de Bethany Williams

Desde que se graduara en el London College of Fashion en 2016, el diseño de Williams ha mantenido un enfoque único que ya era evidente en la línea masculina que presentó como trabajo de fin de grado. En aquella ocasión, empleó residuos de los supermercados Tesco y del Vauxhall Foodbank Centre del sur de Londres para crear su colección Breadline, a modo de reivindicación de los problemas de hambre presentes en Reino Unido. Explica que su interés primordial es comprobar “el efecto que puede ejercer una prenda más allá de sí misma, en el ámbito social, ambiental y político”. Aun así, parte del desafío reside en concienciar al consumidor de que adopte esta filosofía. Los procesos de este tipo de producción son costosos y, por lo tanto, encarecen los precios –desde las 260 libras de una camiseta a las 3.340 de un abrigo–, por lo que es clave inculcar esta sostenibilidad tanto en la industria como en el cliente para conseguir cambiar la percepción de la moda.

Williams trabaja en proyectos cercanos –por ejemplo en la Isla de Man, donde se crió– pero también remotos. En este momento acaba de volver de la India, donde ha colaborado con tejedoras locales dentro del proyecto Crafting Futures del British Council. Próximamente, viajará a Milán para participar en la iniciativa The Next Green Talents, impulsada por Vogue Italia y Yoox; para después, en Florencia, inaugurar una nueva instalación dedicada a la sostenibilidad en el Museo Salvatore Ferragamo.

Antes de nada, presenta su colección en la pasarela de la London Fashion Week el martes 19 de febrero. La diseñadora supo de su participación hace solo dos semanas, al tiempo que recibió la noticia de que la reina acudiría en persona. Williams, que trabaja con la estilista Tallulah Harlech, ni se inmuta por tener que prepararse en tan poco tiempo: “Es una oportunidad increíble”, apunta. “Me da miedo ponerme a llorar allí mismo”.

Bethany Williams

© Jeff Spicer

Bethany Williams

Desde Vogue, preguntamos a Williams por la filosofía de su firma, sus influencias y sus planes a largo plazo.

“Siempre es muy luminosa y colorida. Mis tallas son de hombre, pero todo es unisex. Prefiero las siluetas masculinas, y su ajuste al cuerpo, incluso en las mujeres. Yo lo llevo mucho, pero no suelo diseñar para mí misma”.

El término ‘sostenibilidad’

“La palabra sostenibilidad abarca un concepto muy amplio. Si alguien cuenta con ingresos suficientes para adquirir un producto de lujo, debería ser más consciente del producto que está comprando, porque esa es la gente que tiene el poder de cambiar ese tipo de comercio. Es muy importante saber quién hace nuestras prendas”.

Mi madre era patronista. Ahora cose a mano cortinas, colchas y cojines y hace negocio con ello. Es quien confecciona las muestras para los géneros de punto de la marca, y es genial contar con ella. Mi madre nos hacía gran parte de la ropa cuando éramos pequeños, y mi niñera era capaz de confeccionar cualquier cosa, incluso paños de cocina“.

De pluriempleada en cinco trabajos a fundar su marca

Trabajaba en dos bares por la noche; la verdad es que estuve así mucho tiempo. A la vez, daba conferencias, hacía de consultora y levantaba mi marca. Creía mucho, y creo mucho ahora, en lo que estaba haciendo, ¡y eso me dio fuerzas para no desfallecer!”.

Quiero continuar con mi firma, seguir con las conferencias y la consultoría. He estado haciendo muchas exposiciones y me interesa mucho, trabajar entre la moda y el arte. Quizá en un futuro, tener mis propios proyectos sociales de producción. Me gustaría impulsar mi propia causa benéfica; esos son mis planes de aquí a diez años”.






Related posts

Deja un comentario

Required fields are marked *